Por Watchman Nee

Búsquedas en Avanza Por Más

La Liberación del espíritu

 

ESTUDIO BIBLICO COMPLETO DE:

LA LIBERACIÓN DEL ESPÍRITU

POR WATCHMAN NEE

CAPITULO 2

  1. La importancia del quebrantamiento
  2. Antes y después del quebrantamiento
  3. Nuestras ocupaciones
  4. Cómo conocer al hombre
  5. La iglesia y la obra de Dios
  6. El quebrantamiento y la disciplina
  7. La separación que efectúa la revelación
  8. La impresión que deja el Espíritu
  9. El resultado del quebrantamiento

ANTES Y DESPUES
DEL QUEBRANTAMIENTO

El quebrantamiento del hombre exterior es una experiencia básica que todo siervo del Señor debe tener. Dios tiene que quebrantar nuestro hombre exterior para que podamos servirle de manera efectiva.
Todo siervo del Señor tiene dos posibilidades al servirle. La primera es que su hombre exterior nunca sea quebrantado y que su espíritu permanezca adormecido. No puede tener un espíritu liberado ni poderoso; sólo su mente y su parte afectiva están activas. Si es una persona inteligente, su intelecto estará muy activo; y si es muy sentimental, serán sus emociones las que estén activas. Esta clase de actividad no puede conducir a nadie a Dios. En segundo lugar, es posible que su hombre exterior no esté separado de su hombre interior. Cuando su espíritu es liberado, viene mezclado con sus pensamientos y sus emociones, lo cual genera algo impuro. Esta clase de servicio produce en otros experiencias mezcladas e impuras. Estas dos condiciones impiden que el creyente sirva al Señor de una manera apropiada.

“EL ESPIRITU ES EL QUE DA VIDA”

Si deseamos servir al Señor eficazmente, debemos reconocer al menos una vez que “el Espíritu es el que da vida” (Jn. 6:63). Si no lo reconocemos este año, lo tendremos que hacer más adelante. Si no vimos esto claramente desde el primer día que creímos en el Señor, tendremos que verlo con claridad tarde o temprano, aunque tardemos diez años en reconocerlo. Muchos tienen que ser llevados hasta el fin de sí mismos y ver lo vano de sus obras, para que se den cuenta de lo inútil que son sus muchos pensamientos y sentimientos. No importa cuánta gente pueda ser ganada por medio de sus pensamientos y sentimientos, el resultado será vano. Tarde o temprano tenemos que confesar que “el Espíritu es el que da vida”. Sólo el Espíritu puede dar vida; ni siquiera nuestros mejores pensamientos y sentimientos pueden hacer eso. El hombre sólo puede recibir vida por medio del Espíritu. La Palabra del Señor siempre tiene la razón; el que imparte vida es el Espíritu. Muchos obreros del Señor tienen que pasar por sufrimientos y fracasos antes de poder ver este hecho. Ya que es el Espíritu el que da vida, sólo cuando el espíritu es liberado, pueden ser regenerados los pecadores y edificados los creyentes. La regeneración transmite vida y hace que otros reciban vida, así como la edificación transmite vida y hace que los creyentes sean edificados. Sin la intervención del Espíritu no pueden llevarse a cabo ni la regeneración ni la edificación.
Lo interesante es que Dios no tiene la intención de separar Su Espíritu de nuestro espíritu. En muchos pasajes bíblicos es imposible precisar si se hace referencia al Espíritu de Dios o al espíritu humano. Ni aun los expertos en griego pueden determinar la diferencia. A lo largo de los años, los traductores de la Biblia desde Lutero, en Alemania, hasta los traductores de la versión King James, en inglés, han sido incapaces de decir a ciencia cierta de entre la gran cantidad de referencias acerca del espíritu en el Nuevo Testamento, cuáles se refieren al espíritu humano y cuáles al Espíritu divino.
El libro de Romanos es tal vez el que contiene la palabra espíritu un mayor número de veces. ¿Quién puede determinar cuáles se refieren al espíritu humano y cuáles al divino? Cuando los traductores de la Biblia llegan a Romanos 8, dejan la decisión a los lectores. Cuando las diferentes versiones traducen la palabra pneuma, algunas la traducen “Espíritu”, con mayúscula, y otras “espíritu”, con minúscula. Por lo general, todas las versiones difieren en este asunto y ninguna asevera tener la última palabra. En realidad, es imposible diferenciar entre el Espíritu Santo y el espíritu humano. Cuando recibimos un espíritu nuevo, al mismo tiempo recibimos el Espíritu de Dios. Cuando nuestro espíritu humano fue reavivado de su estado amortecido, al mismo tiempo recibimos el Espíritu Santo. El Espíritu Santo reside en nuestro espíritu, pero es difícil decir cuál es el Espíritu Santo y cuál es nuestro espíritu. Entre ambos existe una distinción pero no una separación. Por lo tanto, la liberación del espíritu no es sólo la liberación del espíritu humano, sino la liberación del Espíritu Santo por medio del espíritu humano, ya que ambos espíritus son uno. Entre ellos puede haber una diferencia en cuanto a terminología, pero no en hecho. La liberación del espíritu es tanto la liberación del espíritu humano como del divino. Cuando otros tienen contacto con nuestro espíritu, tocan al mismo tiempo al Espíritu Santo. Si proporcionamos a otros la oportunidad de tocar nuestro espíritu, debemos agradecer al Señor porque al mismo tiempo tienen la oportunidad de tocar al Espíritu de Dios. De hecho, nuestro espíritu es el medio por el cual traemos el Espíritu de Dios al hombre.
Cuando el Espíritu de Dios opera, lo hace por medio del espíritu humano. Tal operación es similar a la electricidad que circula por los aparatos electrodomésticos; no puede viajar en forma de relámpago por el aire, sino por medio de los alambres. No sólo tenemos electricidad, sino también cables conductores. Los alambres conducen la electricidad. En la física existe el fenómeno llamado cargaeléctrica. Estar cargado equivale a llevar un carga. Si tenemos que conducir la electricidad, lo tenemos que hacer por medio de alambres eléctricos. Este mismo principio se aplica en cuanto al Espíritu de Dios. El necesita el espíritu humano como medio que conduce el Espíritu de Dios. El Espíritu Santo es conducido por el espíritu humano hacia los hombres.
Cuando un hombre recibe la salvación, el Espíritu Santo empieza a residir en su espíritu. Pero este hombre puede ser utilizado por el Señor, dependiendo más de su hombre exterior que de su espíritu. El problema de muchos es que su hombre exterior jamás ha sido quebrantado. No hay un sendero manchado con sangre ni heridas ni cicatrices. La consecuencia de esto es que el Espíritu de Dios se encuentra encarcelado en su espíritu y no puede salir. En ocasiones el hombre exterior se mueve pero el interior no responde. El hombre exterior se libera pero el hombre interior permanece atado.

ALGUNOS ASUNTOS PRACTICOS

Veamos algunos asuntos prácticos importantes. En primer lugar, tomemos la predicación. Muchas veces predicamos de una manera formal, persuasiva y lógica, pero interiormente estamos como un témpano de hielo. Tratamos de convencer a otros, pero la realidad es que no nos convencemos ni a nosotros mismos. El hombre exterior se encuentra activo pero el interior no participa; no trabajan en equipo, no actúan al unísono. Mientras el hombre exterior se encuentra entusiasmado, el interior permanece completamente frío. Aunque estemos predicando de la grandeza del amor de Dios, interiormente no tenemos ni el más mínimo sentir de dicho amor. Podemos hablar de los padecimientos del Señor en la cruz, pero al volver a nuestra habitación, podemos reírnos como si nada. Es desesperante cuando el hombre interior y el exterior no actúan unidos. El hombre exterior puede estar trabajando mientras que el interior se encuentra totalmente inactivo. Esta es la primera condición: la mente y la parte afectiva se encuentran activas, mas no el espíritu. El hombre exterior actúa, pero el interior no responde. Es como si el hombre interior sólo fuera un espectador de las acciones del hombre exterior. El hombre exterior sigue siendo el mismo, y el interior también, pero no están en armonía.
En otras ocasiones, el hombre interior puede encontrarse muy desesperado y con deseos de gritar, pero no puede emitir ni una palabra, pues lo que quisiera expresar rebota contra la barrera. Cuanto más desesperado se encuentre el hombre interior, más frío estará el exterior. Puede tratar de hablar, pero no sale ni una palabra. Cuando se acerca a un pecador quisiera llorar, pero las lágrimas no brotan. Quiere gritar ardientemente desde la plataforma, pero no encuentra al hombre exterior por ninguna parte. Esto es muy angustioso. Tal frustración se debe a que el hombre exterior no ha sido quebrantado, y por lo tanto, el hombre interior no puede liberarse. Mientras la cáscara exterior permanezca intacta, el hombre exterior no aceptará órdenes del hombre interior. Cuando el hombre interior llora, el exterior no lo sigue; cuando el interior está afligido, el exterior no lo está. El hombre interior puede tener mucho que decir, pero no cuenta con los pensamientos del hombre exterior para expresarse. El hombre interior puede tener muchos sentimientos pero no es capaz de expresarlos, porque no puede romper la cáscara exterior.
La descripción anterior corresponde a la condición de una persona cuyo hombre exterior no ha sido aun quebrantado. O su espíritu no reacciona y su hombre exterior actúa solo, o su espíritu está activo pero el hombre exterior no le da paso. Por consiguiente, la primera lección que debe aprender todo aquel que desea dedicarse a servir al Señor es el quebrantamiento del hombre exterior. Todo siervo de Dios necesita aprender la lección fundamental de permitir que su hombre interior se abra paso a través de su hombre exterior. Ningún verdadero siervo del Señor debe permitir que sus pensamientos y emociones actúen independientemente. Cuando su hombre interior requiera liberación, el hombre exterior deberá proporcionarle un canal por el cual el espíritu pueda salir y llegar a otros. Si no hemos aprendido esta lección, nuestra efectividad en la obra del Señor será muy limitada. Que el Señor nos conduzca al quebrantamiento del hombre exterior y nos muestre la manera de ser quebrantados ante El.
Una vez que somos quebrantados, todas nuestras acciones cesan. Ya no estaremos emocionados exteriormente e indiferentes interiormente. Cuando tengamos los sentimientos y expresiones adecuados en nuestro interior, exteriormente actuaremos de acuerdo con ellos. Tampoco volveremos a tener la experiencia desconcertante de que nuestro hombre interior quiera llorar mientras el exterior no sea capaz de derramar ninguna lágrima. Ni nos volveremos a quejar de que en nuestro interior tenemos algo que decir y aunque le demos vueltas desesperadamente, seamos incapaces de expresarlas. No volveremos a carecer de pensamientos ni a tener necesidad de usar veinte palabras para decir algo que puede decirse con dos. Nuestra mente ayudará a nuestro espíritu en lugar de estorbarle. Nuestras emociones también pueden ser una cáscara muy dura. Muchas personas cuando quieren regocijarse no pueden, y cuando quieren llorar tampoco hallan la forma de hacerlo. Su hombre exterior no responde. Pero cuando el Señor golpee con fuerza su hombre exterior, ya sea por medio del quebrantamiento o de la iluminación del Espíritu Santo, podrán regocijarse cuando deban hacerlo y llorar cuando sea necesario. Su espíritu será liberado totalmente.
El quebrantamiento del hombre exterior nos conduce a la liberación del espíritu, la cual no sólo es imprescindible para nuestra labor, sino también muy provechosa para nuestra vida espiritual. Si nuestro espíritu es liberado, podemos permanecer en la presencia de Dios, tocar el espíritu de la Palabra, recibir revelación espontáneamente, tener poder al testificar y al compartir la Palabra de Dios como ministros suyos. Todo esto es fruto de la liberación y el ejercicio de nuestro espíritu. Además, si nuestro espíritu es liberado, tocaremos el espíritu de otros con el nuestro. Cuando alguien hable con nosotros, podremos discernir su condición; sabremos qué clase de persona es y la actitud que tiene, la clase de vida cristiana que lleva y cuál es su necesidad. Nuestro espíritu podrá tocar el suyo. Si nuestro espíritu es liberado, será fácil que otros lo puedan tocar, pues estará más accesible. En el caso de algunas personas, sólo podremos tener contacto con sus pensamientos, sus emociones y su voluntad, mas no con su espíritu. Aunque seamos cristianos y pasemos varias horas hablando, aun así, no lograremos tocar su espíritu. Su cáscara exterior es tan dura que nadie llega a tocar su condición interior. Cuando el hombre exterior es quebrantado, el espíritu se abre y fluye libremente hacia otros, y cuando esto sucede, los demás pueden tocarlo fácilmente.

SALIR DE LA PRESENCIA DE DIOS Y REGRESAR A ELLA

Si el hombre exterior es quebrantado, el espíritu espontáneamente permanece en la presencia del Señor. Dos años después de ser salvo, cierto hermano leyó el libro La práctica de la presencia de Dios, escrito por el hermano Lawrence. El luchaba mucho debido a que no era capaz de disfrutar la presencia de Dios continuamente como el hermano Lawrence lo hacía. Hizo un pacto con un hermano que consistía en tomar unos minutos cada hora para orar. Quería seguir la enseñanza bíblica de orar sin cesar. Cada vez que el reloj marcaba la hora, ambos tratarían de arrodillarse a orar. Aún así, les parecía que no podían mantenerse en la presencia de Dios, y constantemente luchaban por regresar a ella. Era como si al ocuparse de sus negocios y estudios se alejaran de Dios, de tal manera que tenían que regresar a El, pues si no lo hacían, temían que se alejaría para siempre. Ellos oraban todos los días. Los domingos oraban todo el día, y los sábados, medio día. Hicieron esto durante dos o tres años. Pero así como sentían la presencia de Dios cuando se tornaban a El, la perdían tan pronto se ocupaban en otros asuntos. El problema de mantenerse en la presencia de Dios por el esfuerzo humano es una gran frustración para muchos cristianos, no sólo para estos hermanos. Para ellos, la presencia de Dios sólo puede preservarse cuando se acuerdan de ella; pero cuando la olvidan, se va. El intento de mantener la presencia de Dios con nuestra mente natural es una insensatez, pues la presencia de Dios está en nuestro espíritu, no en nuestra mente.
Para ocuparnos de la presencia de Dios es necesario primero resolver el asunto del quebrantamiento del hombre exterior. La naturaleza de las emociones es diferente a la naturaleza de Dios; al grado que nunca pueden unirse. Lo mismo podemos decir de nuestra mente. Juan 4 nos muestra que la naturaleza de Dios es Espíritu. Solamente nuestro espíritu es de la misma naturaleza que Dios, y sólo nuestro espíritu puede estar en armonía con Dios para siempre. Si tratamos de retener la presencia de Dios con nuestra mente, la perdemos tan pronto como perdemos el absoluto control de nuestra mente. Si tratamos de mantener la presencia de Dios con nuestras emociones, sucederá lo mismo: Su presencia desaparecerá tan pronto perdamos el completo control sobre nuestras emociones. En ocasiones cuando nos sentimos felices pensamos que tenemos la presencia de Dios, pero esta felicidad no dura mucho. Cuando termina, sentimos que hemos perdido la presencia de Dios. Además, podemos creer que tenemos Su presencia cuando lloramos, pero no podemos llorar todo el tiempo. Tarde o temprano nuestras lágrimas se extinguirán, y cuando esto suceda, sentiremos que también Su presencia se extingue. Tanto la función de nuestra mente como la de nuestro espíritu son simplemente actividades, y ninguna actividad puede durar para siempre. Si tratamos de mantener la presencia de nuestro Dios por medio de actividades, ésta se desvanecerá tan pronto como nuestras actividades cesen. Dos sustancias pueden mezclarse solamente cuando son de la misma naturaleza. Por ejemplo, el agua se puede mezclar con el agua, y el aire con el aire. Sólo cosas que tengan la misma naturaleza pueden integrarse. El hombre interior tiene la misma naturaleza que Dios; por lo tanto, puede percibir la presencia de Dios por medio de Su Espíritu. El hombre exterior vive constantemente en la esfera de la actividad, lo cual constituye un obstáculo para el hombre interior. El hombre exterior no es una ayuda, sino un impedimento. El hombre interior se librará de distracciones únicamente cuando el hombre exterior sea quebrantado.
Dios puso en nosotros un espíritu capaz de responderle. En cambio, el hombre exterior sólo responde a estímulos externos. El hombre pierde la presencia y el disfrute de Dios porque su hombre exterior constantemente responde a estímulos del mundo. No podemos evitar el contacto con las cosas, pero sí podemos ser quebrantados. Diariamente suceden millones de cosas en el mundo que están fuera de nuestro control. Si el hombre exterior no ha sido quebrantado, reaccionaremos cuando suceda algo en el mundo. No podremos disfrutar la presencia del Señor tranquila y continuamente debido a que el hombre exterior siempre está reaccionando a su entorno. La presencia de Dios depende del quebrantamiento del hombre exterior.
Si Dios tiene misericordia de nosotros y quebranta nuestro hombre exterior, manifestaremos las siguientes características: nuestra antigua curiosidad terminará; antes nuestras emociones eran muy activas, pues nos conmovía fácilmente el amor o la ira cada vez que algo sucedía; reaccionábamos de inmediato a todo y nos enredábamos con ello. Como resultado, perdíamos la presencia de Dios. Pero si Dios tiene misericordia de nosotros y quebranta nuestro hombre exterior, el hombre interior ya no será afectado por todo lo que suceda al rededor. Tendremos calma, y la presencia de Dios permanecerá en nosotros.
Debemos ver que el disfrute de la presencia de Dios depende del quebrantamiento del hombre exterior. Sólo es posible disfrutar continuamente la presencia de Dios cuando el hombre exterior ha sido quebrantado. El hermano Lawrence trabajaba en una cocina. Mucha gente le pedía diariamente sus servicios. Y aunque a su alrededor había siempre ruido y le llevaban muchos platos que lavar, él no era afectado por estas cosas. Tenía la presencia de Dios igual cuando oraba que cuando se encontraba muy ocupado trabajando. ¿Cómo podía mantenerse en la presencia de Dios mientras estaba en su agitado trabajo? El secreto era que el ruido exterior no podía afectar su ser interior. Algunas creyentes pierden la presencia de Dios porque cualquier ruido a su alrededor los perturba interiormente.
Algunos que no conocen a Dios, cuando intentan mantenerse en la presencia de Dios buscan un ambiente sin el ajetreo y el ruido de los platos. Piensan que cuanto más alejados estén de la actividad y de la gente, más cerca estarán de la presencia de Dios. Pero están equivocados, pues piensan que el problema son los platos y las distracciones humanas. En realidad, el problema se encuentra en ellos. Dios no nos libra de “los platos”, sino de que éstos nos perturben. Aunque a nuestro alrededor todo fuera un alboroto, nuestro interior puede permanecer intacto y en perfecta calma. Una vez que el Señor quebranta nuestro hombre exterior, nuestro ser interior no responde a tales cosas; nuestros oídos estarán cerrados a estos ruidos. Gracias a Dios que podemos tener oídos sensibles. Sin embargo, la acción de la gracia y la operación de Su obra, quebrantarán nuestro hombre exterior, de tal manera que nada que sobrevenga a nuestro hombre exterior nos afecte. Cuando estemos en medio de la agitación de la cocina, podemos escondernos en la presencia de Dios, de igual manera que cuando estamos orando a solas.
Una vez que el hombre exterior es quebrantado, no necesita regresar a Dios, pues permanece en El siempre. Pero alguien que no ha sido quebrantado, tiene que regresar a El cada vez que se enreda en los negocios debido a que se ha alejado la presencia de Dios. Un hombre quebrantado jamás se aleja de la presencia de Dios. Muchos salen constantemente de la presencia de Dios aun cuando están sirviendo al Señor. Esto se debe a que su hombre exterior no ha sido quebrantado. Sería mejor que no hicieran nada, pues tan pronto como emprenden alguna actividad se alejan de Su presencia. Pero aquellos que conocen a Dios genuinamente, nunca se alejan de El. Por lo tanto, no tienen que regresar. Si pasan todo el día orando a Dios disfrutan de Su presencia, y si lo pasan limpiando pisos, la disfrutan igualmente. Cuando nuestro hombre exterior sea quebrantado, viviremos delante de Dios. No será necesario regresar a El, ni sentiremos la necesidad de hacerlo.
Por lo general, sólo sentimos la presencia de Dios cuando acudimos a El. Pero cuando nos ocupamos en alguna actividad, aun cuando tengamos mucho cuidado, sentimos que nos alejamos de El un poco. Temo que esta sea la experiencia de la mayoría de nosotros. Aunque seamos muy cuidadosos y tengamos control sobre nosotros mismos, nos alejamos tan pronto emprendemos alguna actividad. Muchos hermanos piensan que no pueden orar mientras trabajan. Les parece que hay una diferencia entre estar en comunión con Dios y realizar alguna labor. Por ejemplo, cuando le predicamos el evangelio a una persona o la estamos edificando, en medio de la conversación nos sentimos un poco lejos de Dios y nos parece que debemos orar para restaurar nuestra comunión con El. Es como si nos hubiéramos apartado de El y estuviéramos regresando, como si hubiéramos perdido Su presencia y estuviéramos recuperándola. Podemos llevar a cabo alguna tarea rutinaria, como hacer el aseo o trabajar en algún oficio, pero después de terminarlo nos sentimos que debemos regresar al Señor para poder orar, que hay una gran distancia entre el lugar en que estamos y en el que queremos estar. Cualquier deseo de regresar a El es una señal de que nos hemos alejado de Su presencia. El quebrantamiento del hombre exterior hace que tales regresos sean innecesarios. Sentiremos la presencia de Dios igualmente cuando hablemos con otros, cuando nos arrodillemos a orar con ellos, cuando hagamos el aseo y cuando realicemos nuestro oficio. Estas cosas ya no nos alejarán de la presencia de Dios y, por ende, no tendremos necesidad de regresar.
Permítanme darles un ejemplo más específico. El sentimiento más tosco que un hombre puede tener es la ira. La Biblia no dice que no podamos enojarnos; algunas clases de enojo no tienen que ver con el pecado. La Biblia dice que podemos airarnos, pero sin pecar (Ef. 4:26). Esto muestra que una persona puede airarse sin pecar, aunque el airarse es un sentimiento muy rudimentario, muy cercano al pecado. La palabra de Dios nunca dice “Amad pero no pequéis”, porque el amor es un sentimiento más lejano del pecado. Tampoco nos dice que debamos ser pacientes pero no pecar, debido a que la paciencia también se encuentra lejos del pecado. Lo que la palabra de Dios dice es: “Airaos, pero no pequéis”. Esto muestra que el enojo es un sentimiento muy cercano al pecado. Algunas veces un hermano puede cometer una falta grave, de tal manera que amerite ser reprendido. Esto no es un asunto sencillo. Podemos ser amables, pero cuán difícil es airarnos como es debido, pues al mínimo descuido el enojo se puede convertir en un sentimiento negativo. No es fácil airarse conforme a la voluntad de Dios. Si estamos familiarizados con el quebrantamiento del hombre exterior, podremos disfrutar continuamente la presencia de Dios sin que el hombre exterior nos interrumpa; ya sea que reprendamos severamente a un hermano o que oremos en la misma presencia de Dios. Dicho de otra manera, no sentiremos que estamos regresando a Dios cuando oramos después de haber reprendido severamente a un hermano. Cualquier sentimiento de que volvemos a Dios es una prueba de que nos hemos alejado. Admito que reprender a un hermano es difícil, pero si nuestro hombre exterior ha sido quebrantado, podemos hacerlo sin tener necesidad de regresar a Dios, ya que Su presencia permanecerá con nosotros todo el tiempo.

LA SEPARACION ENTRE EL HOMBRE INTERIOR
Y EL HOMBRE EXTERIOR

Cuando el hombre exterior es quebrantado, todas las actividades externas quedan confinadas a la esfera exterior, mientras que el hombre interior continúa disfrutando la presencia de Dios. El problema de muchos cristianos es que el hombre exterior y el interior están entrelazados. Todo lo que afecta al uno afecta también al otro. Hablando con propiedad, las cosas exteriores sólo pueden afectar al hombre exterior; sin embargo, el hombre exterior transmite los efectos al hombre interior. El hombre interior de uno que no ha sido quebrantado es afectado por el hombre exterior. Esto no sucede en aquellos cuyo hombre exterior ya fue quebrantado. Si Dios tiene misericordia de nosotros y quebranta nuestro hombre exterior, éste será separado del hombre interior, y las cosas del mundo que afectan al hombre exterior no afectarán al hombre interior. Cuando el hombre exterior es separado del hombre interior, todas las distracciones quedan relegadas a la esfera externa y no pueden penetrar en la esfera interior. El creyente tiene la capacidad de conversar con otros utilizando su hombre exterior, mientras su hombre interior permanece en comunión con Dios. El hombre exterior puede estar consciente del “ajetreo de los platos”, mientras que el interior permanece ante Dios. Puede trabajar y laborar con su hombre exterior, atender las miles de actividades de su entorno y relegar todas estas cosas a esta esfera. Su hombre interior no es afectado y puede continuar en la presencia de Dios. Puesto que nunca se ha alejado, no tiene necesidad de regresar. Suponga que un hermano está construyendo un camino. Si su hombre exterior está separado del interior, nada de lo que venga de fuera puede afectar su ser interior. Puede trabajar con su hombre exterior, mientras su hombre interior permanece ante Dios. Algunos padres pueden jugar y reír con sus hijos conforme a su hombre exterior, pero cuando llega la hora de ocuparse de las labores espirituales, pueden ejercitar su hombre interior de inmediato. De hecho, su hombre interior nunca se ha apartado de Dios. La separación entre el hombre exterior y el hombre interior se relaciona estrechamente con nuestro servicio a Dios y nuestra vida. Esta es la única manera en que podemos continuar con nuestro servicio, sin tener que regresar a Dios continuamente.
Algunos creyentes viven como una sola persona o una sola entidad. Otros viven como si fueran dos. En aquéllos el hombre interior y el exterior son una sola entidad. En éstos los dos están separados. ¿Qué pasa con los que son una sola persona? Cuando se ocupan de sus asuntos, su ser entero se involucra en su trabajo, y su ser entero se aparta del Señor. Entonces cuando oran, tienen que dejar todo lo que están haciendo y tornar todo su ser a Dios. Tienen que concentrar todo su ser tanto en el trabajo como en volverse a Dios, pues cada vez se alejan de El y en cada ocasión tienen que volver. Su hombre exterior no ha sido aún quebrantado. Pero los que han sido quebrantados por el Señor, encontrarán que su hombre exterior no afectará a su hombre interior. Ellos pueden ocuparse de los asuntos prácticos con su hombre exterior y al mismo tiempo continuar habitando en Dios y en Su presencia. Cuando se les presenta la oportunidad de que su hombre interior (o su espíritu) se exprese ante los hombres, lo pueden hacer fácilmente, pues la presencia de Dios no se ha retirado de ellos. Por lo tanto, lo más importante es saber si somos una sola persona o dos. En otras palabras, ¿está separado nuestro hombre interior del exterior? Esta diferencia es enorme.
Si Dios tiene misericordia de nosotros y nos permite experimentar la separación entre el hombre exterior y el interior, nos ocuparemos de nuestros asuntos en nuestro hombre exterior, sin que nuestro hombre interior sea afectado en absoluto. Una persona actuará, mientras que la otra permanecerá delante de Dios. El hombre exterior se ocupará de los asuntos prácticos y se enfrentará a ellos, pero éstos no llegarán a su hombre interior. Aquellos que conocen a Dios emplean su hombre exterior para los asuntos del mundo, mientras que su hombre interior permanece en la presencia de Dios. Estos dos hombres no se mezclan. Estas personas son como el hermano Lawrence, quien se ocupaba de sus asuntos prácticos, mientras otra persona en su interior vivía en la presencia de Dios. La presencia de Dios nunca se apartaba de él. Esto puede ahorrarnos mucho tiempo en nuestro trabajo. Muchos cristianos no tienen la experiencia de que su hombre exterior esté separado del hombre interior. Es por eso que todo su ser se aparta del Señor y luego todo su ser tiene que volverse. También enfrentan dificultades en su trabajo debido a que su hombre interior acompaña en todo al hombre exterior. Si su hombre interior estuviera separado del hombre exterior mientras éste se encarga de los negocios, podría atender mejor los asuntos prácticos. Esta experiencia nos mantendría aislados de la influencia de la carne y de las cosas mundanas, las cuales no afectarían a nuestro ser interior.

Resumiendo, Dios puede usar nuestro espíritu siempre y cuando el Señor lleve a cabo dos obras en nosotros. Una es el quebrantamiento del hombre exterior, y la otra es la separación de nuestro espíritu y nuestra alma, o sea, la división del hombre interior y el hombre exterior. Dios debe realizar estas dos obras cruciales en nosotros para poder usar nuestro espíritu. El quebrantamiento del hombre exterior se lleva a cabo por medio de la disciplina del Espíritu Santo, y la separación del hombre exterior y el hombre interior se efectúa por medio de la revelación del Espíritu Santo.

 

La liberación del espíritu, secciones:
Capitulo 1 Capitulo 2
Capitulo 3 Capitulo 4
Capitulo 5 Capitulo 6
Capitulo 7 Capitulo 8
Capitulo 9 Estudios bíblicos

 

 

foro cristiano